No pongas la llave de tu felicidad en el bolsillo de otro.

Lección de vida: No pongas la llave de tu felicidad en el bolsillo de otro.

El mayor descubrimiento que podemos experimentar es darnos cuenta de que la felicidad no algo que proviene de nuestro exterior, no tiene nada que ver con logros, con personas, con lugares, con cosas… La felicidad está en nosotros, en nuestro interior y tristemente solo unos pocos tienen el placer de encontrarla o al menos apreciarla cuando está presente.

Nuestra mente se caracteriza por no valorar el presente, por no disfrutarlo, sino por ocuparse de cosas a cada momento que no tienen nada que ver con lo que vivimos. Es muy raro estar enfocados en lo que hacemos, generalmente nos dedicamos a viajar en el tiempo, nos vamos a algo del pasado y lo recreamos o nos dedicamos a pensar en lo que vamos a hacer o lo que ocurrirá en determinada circunstancia, pero por lo general no estamos en el momento presente.
Cuando hablamos de felicidad no podemos permitirnos pensar que es a otra persona a quien le debe corresponder el hacernos felices. Evidentemente quizás si todo a nuestro alrededor se comportara de acuerdo a nuestras expectativas, nos resultaría más complicado sentirnos frustrados, molestos, incómodos o infelices. Sin embargo, de seguro alguna excusa inventaríamos para generar algún drama.

Lo importante de rescatar es que solo en nosotros está la decisión de ser felices y esto solo lo logramos cuando logramos conectarnos con nosotros mismos y reconocemos nuestra esencia.
Tenemos todo lo que necesitamos en nuestro interior, así que si vamos a darle a los demás papeles de influencia en nuestras vidas, procuremos que no se nuestra felicidad lo que pongamos en sus manos.

mujer con ave.jpg
Aura Sanchez