Sé auténtico y serás feliz.

Tus mentiras sólo son superficiales porque la verdad encuentra caminos para manifestarse. Encuentra un camino. Al final se descubre la verdad y tú desperdicias toda tu vida en mentiras. No desperdicies ni un solo instante. Todo el tiempo que desperdicias mintiendo es irrecuperable. Y nadie es feliz mintiendo; es imposible. Las mentiras solamente pueden simular la felicidad; no pueden proporcionarte la verdadera felicidad.
La verdadera felicidad forma parte de la verdad. Los hindúes han definido a Dios como "beatitud"—satchitanand. Anand, beatitud, es el centro último, supremo.
Sé auténtico y serás dichoso. Sé auténtico y serás feliz. Y esa felicidad no tendrá una causa; será simplemente parte de tu ser auténtico. La felicidad es una función de la verdad. Con la verdad, siempre aparece la felicidad. Sin la verdad, la felicidad dejar de funcionar y empieza a funcionar la infelicidad. No tengas miedo.
Dices, "No tengo clara la diferencia entre "individualidad" y "personalidad". ¿Qué queda del individuo—si es que queda algo—tras la desaparición del ego?" En realidad, debido al ego no queda nada del individuo. Cuando el ego desaparece, la individualidad al completo aparece en toda su pureza cristalina: transparente, inteligente, radiante, feliz, viva, vibrando con un ritmo desconocido. Ese ritmo desconocido es Dios. Es la canción que se escucha en lo más profundo de tu ser, es la danza de lo sin forma. Pero uno puede oír sus pisadas.
Todo aquello que es real solamente surge cuando el ego ha desaparecido. El ego es el farsante, lo falso. Cuando el ego ha desaparecido, tú apareces. Cuando el ego existe, tú simplemente crees que existes, pero no es así.
Osho- El Verdadero Sabio

mujer con paragua.jpg
Aura Sanchez